domingo, 27 de junio de 2010

El fútbol, según Luis Tejada

Para el cronista Luis Tejada el fútbol es el deporte más espiritual. Comentando el triunfo de Uruguay en uno de sus primeros partidos mundialistas, a comienzos del siglo XX, escribió: "Un buen juego de pelota requiere, como casi todos los deportes, algo más que la fuerza bruta y que la agilidad puramente animal; podría decirse que estas cualidades, en vez de ser necesarias, son contraproducentes; antes que eso o fuera de eso, es indispensable poseer una conciencia superior, una culminante madurez espiritual, una difícil aptitud intelectual para la disciplina, para la acción regulada, coordinada, sujeta a un sistema previo. Siempre, el desordenado ímpetu, que caracteriza al bárbaro, cae vencido ante esa conciencia lúcida, fruto de laboriosas selecciones, del hombre que sabe sujetarse a un orden predeterminado, que se resigna inteligentemente a ser sólo una partícula activa dentro de un plan general de acción; del hombre que tiene el sentido de la disciplina, sentido esencialmente civilizado, porque es esencialmente espiritual, porque significa el triunfo de la inteligencia solidaria, de la inteligencia social, sobre los instintos individuales más violentos y rudimentarios". Como Tejada, yo amo el fútbol y odio la guerra. También detesto la política cuando se practica como un deporte sangriento. Por eso, me quedo con el fútbol.

(Tomado del artículo El juego de la pelota, escrito por Juan José Hoyos en El Colombiano, 20 de junio del 2010.)

1 comentario:

José M. dijo...

¡Como se ve que don Luis no ha ido por estos días a un estadio!
Una cosa es describirlo poéticamente y otra bien distinta sentarse hoy a ver un partido de eso que llaman futbol: Patada va, patada viene y casi todas mal intencionadas; directo a la espinilla del contrincante, no al balón. ¡Y claro! Así el otro no lo toque, el sujeto se tira al suelo retorciendose de dolor.
José M.