miércoles, 28 de octubre de 2009

Cristales de existencia

De qué sensible sustancia
fuimos hechos?:
si nos conmueve
un ave herida, el lamento
de un cachorro confundido
y la mariposa que perdió
su vuelo y un ala de colores.

Mas, si no nos causa
estupor un niño abandonado
sobre el filo de una acera,
el frío que sacude
su cuerpo tembloroso,
el espasmo de su vientre
que sueña el alimento,
y menos aún…
la incertidumbre de su vida
que carece de una historia.
¡Y si con la mirada
vetamos su existencia!:
¿de qué triste sustancia
estamos hechos?

Del libro: Cristales de existencia
Georges René Weinstein

2 comentarios:

José M. dijo...

Estamos hechos de esa sustancia alquímica que muta su esencia al compás de lo que quieren ver los ojos.(Suponiendo que de verdad los ojos son el espejo del alma...)

Anónimo dijo...

Si poeta, los ojos son el reflejo del alma, pero cuando a esta no alcanza a llegar la luz, nos envuelve hasta la oscuridad de nuestra propia sombra y si no podemos reconocernos nosotros mismos, menos sentir el dolor de los demas.

Gloria Luz.